¿Cada cuánto hay que dar mantenimiento al calefón a gas?

Lo correcto es un proceso de limpieza y mantenimiento cada seis meses y uno mecánico cada año. En este proceso se desarman las piezas del calefón para revisar que internamente todo esté en orden. Se verifica que las mangueras y válvula no tengan fugas, que la cañería no tenga incrustaciones y se revisan los empaques y diafragma interno.

Además, una revisión de las juntas y que los accesorios de control y medición, así como los dispositivos de seguridad funcionen adecuadamente.

Ese es el momento para reemplazar las piezas que no estén funcionando o con fallas.

El técnico indica que después se hace una limpieza general, se vuelven a ensamblar las piezas y se comprueba que todo funcione.

El proceso más profundo, el que se sugiere que se haga cada año, comprende un mantenimiento mecánico y una limpieza total de los conductos, controles y piezas internas.

Artículos Recientes